Hablaré de esto como mujer, y como usuaria de esas plastas de químicos que nos ponemos nosotras sobre nuestra cara.

El maquillaje es un arma, escudo y estorbo.

Arma, porque puede borrar alguna que otra imperfección, y adquirir una mirada más amenazadora, unos labios más jugosos y todo para poner en jaque al sexo opuesto, y para matar de envidia a las colegas que se dejen.

Escudo, porque con maquillaje puedes mostrar una cara que no es la tuya, si siempre te maquillas la gente verá esa máscara y no a ti, ocultando tras cortinas tu verdadero rostro.

Estorbo, porque esos polvos, bases, rubores, mascaras, delineadores, labiales y demás son una lata de estarse poniendo y cuando lo haces y quedas muy guapa no podrás tallarte los ojos a gusto en caso de una comezón.

Es trillada la frase esa de que “menos es más”… ¿o era al revés?, el caso es que tiene razón. ¡Entre menos maquillaje más fresca!, además usarlo puede ser contraproducente si siempre sales muy pintadita y un día no lo haces, la comparación puede ser desgarradora.

Me siento como escritora barata de una revista como “Eres” hablando de estos menjurjes.

Pero, muchacha, niña, mujer, deja de ponerte kilos de polvos y litros de makeup que puedes parecer payasito, que cuando llueva puedas estar segura de poder andar por ahí, date un gusto, deja de formar parte de una costumbre consumista y comprar todos los productos de belleza que anuncian.

¿Seré menos mujer por ponerme menos maquillaje?… na. Al contrario, digo yo.

Y ya mejor dejo esto en paz y que cada quien se sofoque los poros con lo que quiera.

Paz.

No hay comentarios aún ›› ¡Deja el tuyo!

Escribe tu comentario...

Leer las reglas, (en resumen lo más importante es: no insultos, no spam).
¿Quieres que se muestre una imagen junto con tu comentario?, acá te digo como poner un avatar. ¡Gracias por tu comentario!

Mensaje