Hace tiempo que había notado que se ven por ahí bastantes japoneses con los dientes chuecos o sobrepuestos unos obre otros, ¿y eso qué? te preguntarás, pues tener los dientes chuecos no es exclusivo de una región ni nada de eso, son seres humanos también.

Pero a mi me llamó la atención porque las modelos, estrellas, cantantes y en general gente famosa en Japón aparecían en videos, posters y todo tipo de cosas y era notable que no tenían los dientes “perfectos”. Me llamó la atención porque al ser famoso probablemente tienes bastante dinero para hacerte cirugías o someterte a un tratamiento ortodoncístico, es decir, ponerte brackets o frenillos, y si no lo haces es simplemente porque no quieres.

Busqué por internet el asunto, y aunque no se encuentra mucho material que lo explique sí hay algunas fuentes que afirman que en aquel país los dientes irregulares no son un defecto, al contrario que en el mundo occidental, son vistos a veces como un signo de juventud, inocencia o lindura.

Seguir leyendo

Me refiero a los rellenos dentales, ese material que te ponen cuando te deshaces de una caries.

Hace un par de días se me cayó un rellenito de resina de uno de mis dientes, no me dí cuenta hasta que pasé sin querer la lengua por ahí y sentí rasposito.

Viéndome en el espejo ví un pequeño oyito, que era el espacio dónde iba la resina y esa desapareció sin dejar rastro, yo creo que me la hé de haber tragado.

Entonces, si se te cae un relleno dental:

  • Que no cunda el pánico.
  • Si te lo tragaste no importa, no es tóxico y tu cuerpo ni notará que pasó por el estómago.
  • Si es un relleno muy grande el que se te cayó tu diente puede estar frágil sin él, entonces trata de no comer cosas duras o quebrar nueces con los dientes.
  • Ve al dentista a que te ponga un nuevo relleno cuando puedas, si dejas que pase mucho tiempo se te puede volver a carear y tendrías que enfrentar al horrible taladro otra vez.

Como es solo reponer el relleno no involucra mucho teatro porque no hay carie -claro que hay excepciones-. No es nada de qué alarmarse.

De todos modos los rellenos tienen tiempo de vida, un relleno de resina (el que es color diente) dura más o menos 5 años, y los de amalgama (los metálicos) duran más de 10. Entonces si sientes que se te comienza a despegar o que la fecha de caducidad se acerca pues es mejor prevenir y ir a que te los remplacen por unos nuevesitos.

Yo ando estrenando relleno y todo sin complicaciones.

Ayer estaba yo plácidamente sentada, luego de comer unos deliciosos chilaquiles, descansando, sin nada que hacer, contemplando la tranquilidad absoluta hasta pensé “que rico es cuando no se tiene nada urgente  que hacer y todas las cosas están en orden”, la vida me sonreía y todo estaba en completa armonía, hasta que de la nada, llega mi jefa y luego de que se pone a ver un calendario me dice “¿qué no tenías cita con el dentista el sábado?” ¡QUEEEEEEEEEEEEE!, argh, ¡¡¡cierto lo olvide!!!, ¡demonios!

Mi conclusión es que las mamás tienen una habilidad natural para crear caos.

Para empezar, no soy Blanca Nieves y esos 9 meses nada tienen que ver con un embarazo…

Resulta que hace poco más de 9 meses me pusieron los brackets (frenillos dentales). Y entre las probihiciones que me dieron está la de no morder manzanas.

En general no puedo -más bien no debo- morder ninguna fruta dura como las manzanas, duraznos, zanahorias. Para comerlas debo cortarlas en pequeños cuadritos.

¿Porqué?, es para evitar que me tumbe todos los alambres al morder.

Hoy veía como mi papá se comía una manzana roja a mordidas, escuchaba como crujía y se me hizo agua la boca. Claro que fui por una y por un cuchillito, pero no es lo mismo. Es como comparar ir a la playa con ira a una alberca.

Bueno, por ahí va la cosa.

En todo caso llevo record de no morder una manzana, y según parece, aún me faltan 8 meses más para poder hacerlo. Se siente feo estar privada de un placer tan simple.

Si te piensas poner brackets sería bueno que leyeras como usar frenos y no morir en el intento para que te prepares psicológicamente.

Hola mis queridos lectores, heme aquí, adolorida, aturdida y con sabor a medicina y sangre.

Como lo dije en el post anterior ayer me sacaron las 2 muelas del juicio que me estaban saliendo, las dos de abajo.

Sí, sufrí, sentí dolor, y fue traumático.

Y por si les da curiosidad y quieren saber todos los desagradables detalles ahí les va:

Las 2pm, llego en punto al consultorio, saludo a la recepcionista, ahorita te paso, me dijo, y agarre una revista de las que tienen ahí para distraerme, que por cierto, tienen puras tvynovelas, agh, ya me sé los chismes de que Jaime Camil regreso con la novia, deberían de tener revistas dentales, o de perdis una que no sea de chismes, en fin, prosigo con la historia de mi sufrimiento.

Después de un rato me dicen que le pase, llego con la doctora y me saluda, “siéntate, que te vamos a hacer, ah, media cirujía nada más en las dos muelas, mmmm, voy a tratar de sacarlas así enteras para no tener que hacerlas cachitos, acuestate, bueno vamos a empezar.”

Y me pone como un baberote, y me embarra de anestesia en gel a ambos lados de la boca, hasta atrás, por donde están las muelas. Luego saca la temible aguja de anestesia, ¿porqué tiene que ser tan grande?, y me empieza a picar, y más anestesia, y me pica más, primero siento que me pica junto a la encía, donde está un poco blando, luego en la mera encía y luego entre las muelas, noooooooo, eso de sentir la aguja deslizándose entre 2 muelas es horrible. Se me eriza la piel de acordarme.

Luego me pica con una herramienta así bastante brusca, “¿te duele esto?”, y yo como no puedo hablar solo digo a-a (no), “¿ya sientes dormida la lengua” ahá (sí), y que empieza a cortar con sus fierritos y yo nomás siento como ejerce presión sobre mi muelita, cuando estaba cortando parecía que estaba habriendo una lata… Bueno, ya abierta y descubierta la muela, que saca una especie de desarmador, no sé si sería de cruz o de paleta, siento que lo pone en la muela y ¡que le da vueltas!, como si fuera a destornillarme mi muela, supongo que para aflojarla, se sintió horrible, bueno, me dice “vas a sentir mucha presión eh”, y como que mete el desarmador entre la muela y el hueso de la mandíbula y hace palanca, ¡sí! ¡palanca!, y ¡PLUC! que siento que sale mi muelita, yo en ese punto me estaba arrepintiendo de todo… Noooo déjenme mis muelitas en paz…

“¡Mira ya salió!”, y la recepcionista ahí de metiche “ay nada que ver con el paciente de ayer”, y otra muchacha que no sé que tenía que ver ahí “¡salió bien fácil!”, pues sí fácil para el que esta viendo… sniff.

Y se pasa para la otra muela, la izquierda, otra vez “¿sientes esto?” y me picaba salvajemente, y yo ahá, ahá. “Pásame otro tubito de anestesia”, y me lo inyectaba. Luego la misma rutina, abrelatas, desarmador, palanca, mi sufrimiento y ¡PLUC!, sale la muela, esa hasta salió volando.

“Te voy a meter una medicina en los huqeuitos que quedaron para disminuir sangrado y dolor, puede que después se te empieze a salir, no la saques tú, deja que se te salga sola”

Me pone unas gasitas, me dice que las muerda fuerte por 15 minutos y listo, había terminado el procedimiento. “¿Quieres llevarte tus muelas de recuerdo?” Nooooooo, yuck… Salgo del consultorio tambaleándome, mareadísima por la anestesia que fue mucha y se me subió al cerebro, y no era mareada divertida de alcohol era muuuuuy diferente y frustrante. No podía siquiera hacer las cuentas de los 15 minutos, eran las 2:53 y no podía desifrar que hora sería 15 minutos después.

Indicaciones post-extracción:

  • No escupir ni enjuagarse la boca con nada (como haciendo buches) porque se sale el coágulo del hueco y vuelve a sangrar.
  • No hablar por un rato.
  • Comer líquidos las primeras 24 horas. Ayer sufrí de hambreeeee, comí helado, agua y bebida de chocolate, pero como se me antojaba una torta de jamón… sniff. Todavía no se cumplen 24 horas así que desayuné un licuado x.X
  • No hacer ejercicios bruscos, no asolearse, en resumen reposar.
  • Y seguir la receta de medicinas que me dió la doctora, que en mi caso fueron 2 pastillitas cada 8 horas por 5 días, ampicilina (antibiótico, para evitar infecciones) y diclofenaco (para el dolor).

¿Como estoy orita?, me duelen mis encías, me duele la lengua para tragar, y cuando no estoy comiendo nada -más bien bebiendo- me empieza a dar un sabor a medicina y sangre, ¡puaaaaj!, es horrible y me lavo la boca y al rato vuelve… Ya no estoy sangrando nada, hablo raro porque no me siento cómoda abriendo bien la boca.

Para finalizar pues no se lo recomiendo a nadie, pero salí bien ¡yay!, ahora me retiro, voy a reposar.

Actualización

(10/feb/2010) Les comparto esta información: Dientes chuecos son lindos en Japón. Para que vean que si hubieran vivido allá quizá no hubieran tenido que sufrir la extracción jaja.