Uy no quería hablar de la influenza, porque ya está en todos lados, en el radio, la tv, periódicos, revistas, y porsupuesto contagió todo el internet. Pero ya qué, me agarré a escribir y ni modo.

No les voy a informar que es la influenza, ni tampoco los cuidados que se deben de tener en esta epoca de pandemia (¿que palabra tan fuerte no?). Voy a hablarles de otra enfermedad mucho más contagiosa, sí, ya lo leíste en el título de este artículo, es la fiebre de pánico.

Yo vivo en México, en el norte, muy al norte, y a mí todo el teatro que se trae la influenza en el Distrito Federal ni siquiera me llega a rozar, acá no ha pasado nada, no me cierro a la posibilidad de que llegue a pasar, claro, es un virus y demás, pero acá ni enfermos ni muertos y algunas personas andan como si fuera a venir un mega tornado o calamidad devastadora, aunque el virus no haya llegado ya anda todo mundo paniqueado.

Me parece ridícula la idea de la influenza como un «compló» del gobierno, idea que ya esta esparcida en la red. Me parece ridícula la covertura de los medios, por favor, ¡en algunos países piensan que nos estamos muriendo todos!

Y mirenme a mí, desvelada a las 4am porque mañana no tengo clases en la universidad porque se suspendieron por la pandemia de gripe porcina -que es lo mismo que la influenza-.

Hay que entender unas cositas:

  1. No se esta acabando el mundo.
  2. Si te pega la enfermedad no significa que vayas a morir, es tratable ¡y hasta te curas!
  3. No ha habido miles de miles de muertos como a veces he escuchado por ahí.
  4. Los medios exageran, mucho.

Y qué más puedo decir yo sin llegar al cansansio de seguir hablando más de este tema que esta tan gastado desde hace días, pues nada, en resumen hay que tener medidas preventivas, claro, pero repito, no se esta acabando el mundo.

Solo nos queda tratar de disfrutar (o sobrellevar) estas «porcinas vacaciones».