Mi cuarto era un batidero, pero batidero en serio.

Cama desalzada con objetos encima que no van ahí.

Cosas en el suelo: ropa tirada, peluches también (¡¡¡si tengo muchos monos de peluche y qué!!!), lápices de dibujo, pinturas de acrílico, zapatos, un par de cojines, una escuadra, un trabajo de tipografía, una grapadora, una cinta adhesiva, una botella de agua purificada, y muchos diversos objetos más.

Cada tantos días lo ordeno como si fueran a revisarlo los inspectores de calidad, pero no se cómo demonios vuelve al desmastre de antes.

Resulta que hoy esta recogidito, cada cosa en su lugar. Hasta rico se siente voltear a los lados y ver espacio sin cosas tiradas. Que diferencia caminar sin hacer trucos de equilibrio para no pisar lo que había en el suelo.

Hasta mis gatas están más felices, se corretean sin tropezarse con nada y disfrutan a sus anchas de la cama despejada.

Eso de tener el cuarto recogido es algo que se tiene que disfrutar.

Ahhhh.

No hay comentarios aún ›› ¡Deja el tuyo!

Escribe tu comentario...

Leer las reglas, (en resumen lo más importante es: no insultos, no spam).
¿Quieres que se muestre una imagen junto con tu comentario?, acá te digo como poner un avatar. ¡Gracias por tu comentario!

Mensaje