Creí que nunca me iba a pasar a mí pero, pues como lo dice el título, me robaron mi cuenta de Twitter, sucedió ayer, no quise hacer muchas olas antes de hablar con Soporte y ahora que ya lo he hecho parece que no han sido de gran ayuda.

 

Aparentemente un ladrón, sin objetivo muy claro, obtuvo de alguna forma mi contraseña de Twitter y la cambió, cambió también el email (para que yo no pudiera recuperar contraseña tan fácilmente) y nada más por adorno y ego, supongo, cambió mi avatar y puso un tweet típico de “hackers” de poca monta, estilo “X was here“. Va screenshot:

twitter de kozmica "hackeado"(Clic para agrandar)

Actualización: he recuperado mi cuenta

Después de tres largos días los de Soporte de Twitter lograron ayudarme a recuperar mi cuenta, así que seguiré en @kozmica por un rato. Obviamente ya activé la verificación por movil para que no me vuelva a pasar…

Seguir leyendo

Esta entrada es una de esas en las que me quejo del podrido sistema educativo, así que supongo que puedes ignorarlo o ver un videito feliz.

Lo que pasa es lo siguiente:

Este semestre que acabo de empezar en la universidad anunciaron que ya no imprimirían las boletas de calificaciones porque ahora seríamos una “escuela ecológica” y las calificaciones las podemos checar en línea, ya sabes, con lo que esta de moda ser ecológico, te da categoría, mundo, respeto y la gente dice “ooooooh, pero no es un mal tipo, sabes, cuida el medio ambiente” aunque el tipo sea un borracho golpeador… Seguir leyendo

Esto sucedió el 11 de junio (auuuuu, ya hace un montón), estaba yo plácidamente acostada en mi cama, dormitando, con la Gorda a un lado mio. En completo silencio, ahhh armonía, ahhh delicia del sueño. Claro que no siguió todo igual, sino ni estaría escribiendo esto.

gatointruso1

A eso de las 3:30 AM (con la vaga exactitud que mi memoria adormilada me dicta) de repente sentí pasos, que digo pasos pasitos veloces que recorrian toda la cama, pero eso no fué lo que me despertó, me despertó más bien un “MEEEEAAAWAAAAAA JJJJJJJJJJJJ JJJJJJJJJJJJ WOOOOOWWEEEE WAAAAAAAAA JJJJJJ JJJJJJJ“.

A la chin… ¿pero que demonios?, me incorporé asustada: andaba un mugroso gato callejero dentro de mi recámara y la Gordis haciéndole de perro guardián, tirándole arañazos, correteándolo por todo el cuarto y claro, haciendo tanto ruido entre los dos de tanta cosa que tiraban y de gatos enojados.

gatointruso2Prendí la luz, por un momento me quedé paralizada, nomás viendo lo rápido que era el gato vago para treparse en mis repisas y tirar todo lo que había en ellas. Uuuu, allá vá mi lámpara de escritorio, auch, un portaretratos, demonios, adiós cajita de maquillaje, me cae que era el gato de spiderman pero en crack.

Viendo la escena supe que el gato en cuestión había entrado por la ventana, rompiendo el mosquitero. Parecía que ya se había arrepentido con los buenos arañazos y bachones que le puso la Gordis, y andaba despavorido de acá para allá.

Pensé en agarrarlo y sacarlo por donde vino, pero desheché de inmediato la estúpida idea, es evidente que un gato vagabundo, asustado y que no me conoce me habría rebanado la cara al primer contacto.

Entonces… ¿qué hago, qué hago?…  ¡¡¡Ah!!!, como toda una señora de vecindá, fuí por la escoba, nomás me faltaban los tubos en la cabeza para verme como toda una vieja fodonga dándole de escobazos a un gato.

gatointruso3

Cuando regresé a mi cuarto el gato estaba detrás de un mueble, pues ándele, sus escobazos y sale huyendo por las escaleras y a toda velocidad. Cuando yo bajé ya estaba encima del refrigerador. Le abro la puerta que dá a la calle y listo, un par de escobazos para guiarlo en la dirección correcta y el vago ya estaba afuera.

gatointruso4

Regresé a mi cuarto, que parecía que había sido sacudido por un terremoto y recogí la mayoría del desastre. Hasta tuve que quitar la sobrecama porque tenía manchitas de sangre, que creo eran del otro gato, porque en cuanto las ví me puse a revisar a mi gata por todos lados.

Bueno, luego de esta impredecible situación tenía que irme a dormir de nuevo, pues me levantaría temprano al día siguiente. Lo peor es que la Gorda seguía traumatizada por la invasión, gruñendo de esa forma que nomás los gatos pueden, y yo acostada y ella se me acercaba a la cara, me olía, y yo podía ver los enormes ojos que pone cuando anda a la defensiva, gruñía y yo nomás esperando que se calmara… me dió miedito... xD

Al día siguiente anduve con un dolor de cabeza en la tarde porque ese p*** gato no me dejó dormir, y lo peor es que hasta que arregle el mosquitero que rompió no puedo abrir bien la ventana y me muero de calor.

Argh!

pie-kozmico-vendado

No es para tanto, pero como ya se habrán dado cuenta, me gusta exagerar algunas cuestiones.

Pues hoy descubrí que no soy indestructible y que una loseta de piso quebrado y filoso bien pueden hacerme un agujero en el pie, con muchísima facilidad.

Eso de la foto es mi pie con un disque vendaje improvisado para detender la sangre que brotaba de una cortada de más o menos una pulgada de largo y un poco profunda.

Sucede que a mí me gusta andar descalza en mi casa –wiiiii, libertaaad-, y una loseta (esos cuadritos que hay en el piso) estaba quebrado y ya tiene un rato así pero resulta que hoy pasé por ahí lo pisé y me clavé una esquinita afilada en la planta del pie, primero dije “ay”, luego me dolió deveras, mi mamá se asustó, yo me senté en una silla para ver los daños, luego, como la vil nena que soy, dejé escapar un par de lágrimas, pero como también soy ruda, de inmediato aplaqué el llanto y me fui a lavar.

Por supuesto que a partir de esto ya será remplazada la loseta quebrada, como dicen por ahí, “ahogado el niño y tapado el pozo”… ¿o cómo vá el refrán?

PD. Sí, en la foto se aprecia la sábana de mi cama que es de bochitos (carritos volkswagen).
PD2. Ahora camino como House

Pues sí el título es muy descriptivo, pero acá les voy a detallar más el asunto, sobre todo para los que les interese estos rollos de las perforaciones.

Hace muchos días, por allá de julio del 2008, me perforé la ceja y me puse un aretito, claro que yo sola no me agujeré, fuí con alguien que sabe de eso,  un profesional, aclaro porque tengo amigos locos que se agujeran solos.

Pues andaba yo super feliz, y así hasta hace pocos días noté que había cambios en el aspecto de la perforación. Nada de infección ni sangre o alergia, lo que noté es que los agujeritos por donde pasaba el arete estaban más cerca entre sí, y a medida que pasaban las semanas más notaba yo eso. Traté de ignorarlo hasta que mi novio y mi mamá también lo notaron y me lo dijeron.

Entonces pensé “o mi cuerpo rechaza el arete o el arete está creciendo“, claro que me quedé con la primera opción.

El caso es que a mi cuerpo simplemente no le simpatiza el pedacito de acero quirúrgico que traía en la ceja y decidió expulsarlo, lentamente, haciendo que cada vez quedara menos carnita entre la pieza y si lo dejaba ahí eventualmente se iba a “botar”, a caer, prácticamente mi cuerpo lo iba a escupir fuera de sí.

Deja te explico con dibujitos:

rechazodepiercing

¿Porqué sucede?

Pues, nomás, no es alergia ya que no hubo granitos ni comezón ni enrojecimiento, ninguna clase de molestia o incomodidad, simplemente digamos que el material del arete y mi organismo no eran compatibles. Para el cuerpo el piercing es un objeto extraño, un intruso y simplemente tiene que sacarlo.

Consecuencias

Si no te quitas el arete pues terminará siendo expulsado por el cuerpo, un día se te caerá y ya. Dependiendo de cada quién a veces puede ser doloroso porque cada vez habrá menos piel sujetándolo hasta que sea solo un hilito haciéndolo muy frágil. Cuando se cae deja una marquita alargada, una línea de cicatriz abarcando la distancia entre los dos oyitos iniciales de la perforación.

Como evitar un rechazo y recomendaciones

Realmente no hay modo seguro de evitar que tu cuerpo vaya a rechazar un material porque cada organismo es diferente, aunque, según leí por ahí los aretes de titanio y de teflón son menos rechazados en general. La única recomendación que puedo dar es que si notas indicios de que tu cuerpo rechaza el arete pues vayas con la persona que te perforó a informarte, a aclararte la duda, y si efectivamente te lo rechaza pues ni modo, a quitarse la pieza o sufrir las consecuencias.

Como dije, yo me quité mi arete, lo que es una lástima porque me gustaba como se me veía, ahora lo hecho de menos, pero así es la vida, ahora tendré que hacerme una perforación en la oreja para compensar…

No soy ni perforadora profesional, ni médica, esto es simplemente un artículo basado en mi experiencia personal.