¿Apoco no me quedó como nombre de película de terror el título de este post?

sangrealamanecer

¡Sangre!, ¡sangre!

Hoy me desperté, de lo más normal a eso de las 2 de la tarde, medio atarantada, con hambre, despeinada… Me estiré, me tallé los ojos y luego me senté en la cama y –aquí viene lo bueno– que volteo a ver mi almohada y la veo teñida de rojo. ¡Oh por Dios!, se me ha de haber arrancado el arete de la ceja mientras dormía o un pequeño desgarre por un jalón, ahora tendré una ceja curiosa como la doña o cuasimodo, ¡seré un monstruo!, eso pensé, y me levanto de la cama pegando un brinco medio de karateca para correr al espejo más proximo en mi cuarto, casi volando…

Mi ceja estaba intacta.

Pero nomás bajé la mirada a mi nariz y vi el horror, una enorme mancha de sangre coagulada salia de una fosa nasal y seguía por un lado de mi cara, por sobre todo el cachete e incluso alcanzaba a tocar la oreja, además unos cuantos cabellos tiesos con la costra que deja la sangre a su paso. ¡Yuc!

El caso es que no pasó nada de qué preocuparse, yo soy muy propensa a las hemorragias nasales en invierno. Por culpa del frío y del aire seco mis vasitos capilares nasales las venillas de la nariz se ponen ridículamente sensibles y frágiles y con que me limpie los mocos o me talle la cara y roce lo blandito de la nariz puede desatar una pequeña hemorragia. Ha habido ocasiones en que espontáneamente, es decir de la nada, me comienza a sangrar la nariz, ya sea que esté yo comiendo, o viendo la tele, o durmiendo, como ahora.

Es irritante, ya que siempre que sucede pues tengo que correr al baño –como si tuviera diarrea– para limpiarme y tratar de parar el regadero de sangre, a veces improviso un tapón de papel y me lo pongo hasta que se me pase, otras me inclino sobre el lavamanos y dejo que todo fluya, hasta me entretengo de ver las gotitas rojas caer y la forma que toman, eventualmente se detiene sola.

Sería bueno comprarme un humidificador, es una cosita que parece un aromatizante de esos que echan un sprayazo de perfume cada tantos minutos pero el humidificador además de tener un nombre muy largo, hecha como un spray muy fino de agua, para que el aire no este tan seco y mi nariz no se ponga de fastidiosa.

Leyendo por ahí, en internet, en muchos sitios de salud dicen que eso de las hemorragias frecuentes también pueden deberse a bajo nivel de vitamina K en el cuerpo, y que coma un montón de espinacas, pero no quiero ponerme como Popeye (calva, tuerta, con los antebrazos enormes)…  Se que me dirán que mejor vaya a un médico, pero yo no voy al hospital a menos que me esté muriendo.

Pero a la larga se me olvida todo eso, en ves del humidificador me compro otra cosa y en vez de vitamina K como cosas deliciosas. Además nadie se ha muerto de una hemorragia nasal ¿no? (que no dure más de 10 minutos claro está)…