Que rica es la comida mexicana, pero a la comida que me refiero es a la comida típica mexicana hecha en México.

¿Porqué hago esa aclaración?

Por que en Estados Unidos, por ejemplo, abundan los establecimientos de comida rápida mexicana que no tienen mucho que ver con la original.

Aquí los taquitos son deliciosos, tortillita calientita y suavecita para los riquísimos tacos de alambre, o al pastor…

Y los de Taco Bell (líder en comida rápida mexicana en el extranjero) tienen una tortilla dura, hecha como de tostada, o totopo para nachos, además de que tiene forma de U rígida.

No conformes, luego ponen cosas raras en un pedazo de masa frita y le llaman taco. Esto por ejemplo:

O esto:

No señor, no cualquier cosa comestible con harina es un taco. Ni un burrito, ¿se fijan que los burritos los doblan de las orillas porque luego se les cae todo?, evidentemente no saben comer burritos.

Pero haciendo eso, lo deforman y crean cosas que se ven así:

¡Noooo!, eso no es un burrito, de hecho es casi un insulto.

No te dejes engañar, no consumas comida mexicana PIRATA, lo mejor es la original.

Seguramente ya se dieron cuenta -los mexicanos como yo- que Guillermo Pérez ganó medalla de oro en taekwondo ayer en la madrugada, y si no te habías dado cuenta es porque no ves tele, no escuchas radio, no platicas con tus amigos, no lees periódicos ni entras a internet.

Con esto me refiero a que en tooooodos lados está la “noticia”.

Al pobre ni lo hacían en el mundo antes de ganar la medalla y hoy llevan todo el día hablando de él, los comentaristas llorando, a cada rato en algun canal pasan su biografía que, claro, tiene que llevar sus tintes dramáticos. Hoy hay Memo Pérez hasta en la sopa, y así van a estar todo el día de hoy, mañana, una semana, qué se yo, hasta los próximos juegos olímpicos.

Típico. Hablan de un deportista y lo apoyan desde que gane una medalla, antes no. Se cumple de nueva cuenta lo que dije alguna vez, cuando el mediocre equipo de futbol tiene apoyo desde siempre y nunca ganan, los pobres deportistas, sólos, por su propia cuenta, se parten el lomo para sobresalir y cuando lo logran ahora sí todas las cámaras sobre de ellos. Y cuando no ganan se quedan igual… invisibles, detrás del futbol.

Creo que ya vi como 3 o 4 repeticiones en cámara lenta de la pelea de Guillermo y eso que apenas llevo un rato en mi casa. Como decimos por acá ¡ya chole! (o sea que ya fue mucho).

PD. Mis más sinceras felicitaciones a el taekwondoín.