Creí que nunca me iba a pasar a mí pero, pues como lo dice el título, me robaron mi cuenta de Twitter, sucedió ayer, no quise hacer muchas olas antes de hablar con Soporte y ahora que ya lo he hecho parece que no han sido de gran ayuda.

 

Aparentemente un ladrón, sin objetivo muy claro, obtuvo de alguna forma mi contraseña de Twitter y la cambió, cambió también el email (para que yo no pudiera recuperar contraseña tan fácilmente) y nada más por adorno y ego, supongo, cambió mi avatar y puso un tweet típico de “hackers” de poca monta, estilo “X was here“. Va screenshot:

twitter de kozmica "hackeado"(Clic para agrandar)

Actualización: he recuperado mi cuenta

Después de tres largos días los de Soporte de Twitter lograron ayudarme a recuperar mi cuenta, así que seguiré en @kozmica por un rato. Obviamente ya activé la verificación por movil para que no me vuelva a pasar…

Seguir leyendo

Si no sabes qué es twitter es porque vives debajo de una roca (lee esto). Y para los ya iluminados pues sigamos.

Algunos twitteros profesan la reciprocidad como una virtud suprema en el rollo este del microbloggin’, diciendo algo más o menos así:

Si te followean debes followear, si no lo haces eres malo, pedante, diva, y te irás al infierno de los twitteros.

Claro, exageré un poco pero en esencia es lo mismo.

No entiendo, no estoy de acuerdo con esa “filosofía”, y no es por ser diva, ni payasa, ni sentirme más ni nada de eso, es que no lo veo ni práctico ni cómodo ni lógico.

Soy de esas que no siguen a muchos, no sé como le hacen los twitteros que siguen a 300, 400 y más personas, esos son muchos updates en tu timeline, es más, hay algunos que siguen de a mil para arriba ¿alcanzan a leer algun tweet?.

Ni siquiera me estoy fijando a cada momento quien me sigue (eso lo hacía al principio nomás), en realidad, el criterio que sigo para followear a alguien se basa en la interacción, usualmente cuando comienzo a intercambiar replies con otros frecuentemente los foloueo o si me interesan mucho sus updates.

Me vino a la mente un post que leí en alt-tab sobre los ratios. Tu ratio como usuario de twitter es el número de personas que te sigen entre el número de personas que sigues, entonces mi ratio en este momento es de 7, alto porque me siguen más de los que sigo yo.

En dicho post están clasificados los distintos tipos de usuarios por su ratio, y resulta que soy una diva o  twitterdiva (twitterdiva me recuerda a narcomanta), precisamente por mandar a la fregada la reciprocidad.

Y no me molesta, pero me gusta creer que en lugar de diva soy una persona “selectiva”.

¿Tú eres reciproco?

Ah, maldito sea el mainstream, es casi inevitable, pero cuando algo se vuelve popular entre todo el mundo pierde cierto encanto, quizá muy al fondo -o no tanto- somos elitistas…

logo de twitter
Hace tiempo, unos meses tal vez, le decías a alguien que tu usabas twitter y te contestaba “¿twitter?,¿qué es eso?“, luego de unas cuantas palabras sacadas de la manga para intentar explicar lo que es, tu interlocutor quedaba con una cara de signo de interrogación o hacía como que entendía para terminar el tema, algunos sentían curiosidad y acababan creándose una cuenta, otros simplemente hacían como si nunca hubieran escuchado la palabra y seguían con sus felices vidas.

Hace muchos meses que tengo yo una cuenta en twitter, y ya varias veces tuve que explicar qué es, porque yo era la única fenómeno entre mis amistades que usaba eso en lugar del ya tan conocido Myspace (en el cual tengo una cuenta abandonada), o incluso el Facebook (que nunca he tocado). Siempre la misma historia, me preguntaban por mi myspace y yo les decía “no uso eso, yo uso twitter” seguido de las caras de incógnita y las explicaciones mias que no resolvían ninguna duda.

Pues ya cambió la situación, a partir de que Oprah, Ashton Kutcher, CNN y otras celebridades y gente conocida sacaran cuenta en twitter e hicieran todo un número teatral donde participaron las televisoras, ya la gente sabe que twitter existe, mas allá de nosotros, los twitteros empedernidos, los que estabámos ahí antes del BOOM mediático. Ahora es cosa de dominio público.

Para muestra les cuento que hace un par de días estaba en la universidad, platicando con un amigo que apenas voy conociendo, y como lo manda el mundo actual, compartimos nuestras cuentas de msn (además como somos compañeros de clase esto es indispensable). No sé porqué pero terminamos hablando de MySpace, de como a ninguno de los dos nos gusta, y en determinado momento dije “yo uso twitter” a lo que él respondió “¡ahhh el que usan los famosos!”.

Twitter es genial porque:

  • Es el lugar perfecto para publicar ese montón de nimiedades que no alcanzan para post.
  • Me entero de las nimiedades que hacen otros usuarios.
  • Hay interacción fácil, sin tener que averiguar e-mails ni agregar contactos ni nada, nomás dándole al reply.
  • Me entero de muchas noticias.
  • Chisme bloggeril.
  • Nadie se queja de que no le respondan cuando escribe algo, todo se dice al aire.
  • Es gratis.
  • Es fácil.

Twitter NO es tan genial porque:

  • Succiona mi tiempo.
  • Por cierta ballenita.