Hace tiempo que no escribía algo personal así que aquí les va.

Estoy de vacaciones, en el aspecto académico por supuesto porque no me he ido a la playa -aunque quiera sniff…-, estoy aquí de vacaciones pero trabajando, ¿en qué trabajo?, ahhh, el cosmos –o dios o la suerte o el destino o mi trabajo y esfuerzo, como le quieran llamar– me ha traído la fortuna de trabajar en varios proyectos, unos míos y otros que son encargos.

De los encargos pues sépase que sigo trabajando en algunos proyectos de diseño para Carlos, creo que no lo había mencionado antes, pero de hace rato que diseño para sus sitios web, gran parte de ellos están en mi portafolio.

En asuntos personales he comenzado a practicar mi ilustración más y más. En estilo anime me va bien se puede decir, pero quiero mejorar en otros estilos, digo, hay que tener variedá pues. Aquí les dejo una muestra de unas de mis prácticas:

Y les cuento que tengo una nueva fijación, los web cómics, y más concretamente, siento una pasión interna que me motiva a crear mi propio webcómic. De hecho he visto muchos de esos en internet, he buscado para ver como está el mercado, me encontré con unas tiras geniales y otras no tanto (vaya, pues hay de gustos a gustos ¿no?) y me puse a dibujar mis propias tiras ¡desde ya!, llevo un par ya listas, pero me he decidido a no abrir el sitio hasta que junte cierta cantidad de comics (es que soy muy amante de comenzar proyectos y dejarlos nomás en eso, en el comienzo) y quién sabe, a lo mejor no abro ningún sitio y las pocas tiras que haga las publico aquí (de premio de consolación).

Por cierto, he visto que la mayoría de cómics que hay por ahí son gestionados con ComicPress, pues me lo bajé y lo comencé a manosear y nomás no me gusta… es… no… sinceramente se me hace mucho rollo, no es para mí, y mejor me hago un theme custom.

Siento que tengo muchas cosas que hacer y poco tiempo, ¡me faltan manos!, incluso tengo correos que me han mandado desde el formulario de contacto de este mismo blog que no he respondido, sí, que descarada soy por admitirlo pero eso me da puntos de honestidad ¿no?… Como sea, orita mismo me pongo a contestar mails, pa’ que vean que si cumplo –con semanas de retraso pero en fin…-.

PD. Pronto publico un post recopilatorio compartiendo los webcómics que he encontrado que me gustan.
PD2. El diccionario de Firefox me quería cambiar recopilatorio por depilatorio… ¿?

Esto sucedió el 11 de junio (auuuuu, ya hace un montón), estaba yo plácidamente acostada en mi cama, dormitando, con la Gorda a un lado mio. En completo silencio, ahhh armonía, ahhh delicia del sueño. Claro que no siguió todo igual, sino ni estaría escribiendo esto.

gatointruso1

A eso de las 3:30 AM (con la vaga exactitud que mi memoria adormilada me dicta) de repente sentí pasos, que digo pasos pasitos veloces que recorrian toda la cama, pero eso no fué lo que me despertó, me despertó más bien un “MEEEEAAAWAAAAAA JJJJJJJJJJJJ JJJJJJJJJJJJ WOOOOOWWEEEE WAAAAAAAAA JJJJJJ JJJJJJJ“.

A la chin… ¿pero que demonios?, me incorporé asustada: andaba un mugroso gato callejero dentro de mi recámara y la Gordis haciéndole de perro guardián, tirándole arañazos, correteándolo por todo el cuarto y claro, haciendo tanto ruido entre los dos de tanta cosa que tiraban y de gatos enojados.

gatointruso2Prendí la luz, por un momento me quedé paralizada, nomás viendo lo rápido que era el gato vago para treparse en mis repisas y tirar todo lo que había en ellas. Uuuu, allá vá mi lámpara de escritorio, auch, un portaretratos, demonios, adiós cajita de maquillaje, me cae que era el gato de spiderman pero en crack.

Viendo la escena supe que el gato en cuestión había entrado por la ventana, rompiendo el mosquitero. Parecía que ya se había arrepentido con los buenos arañazos y bachones que le puso la Gordis, y andaba despavorido de acá para allá.

Pensé en agarrarlo y sacarlo por donde vino, pero desheché de inmediato la estúpida idea, es evidente que un gato vagabundo, asustado y que no me conoce me habría rebanado la cara al primer contacto.

Entonces… ¿qué hago, qué hago?…  ¡¡¡Ah!!!, como toda una señora de vecindá, fuí por la escoba, nomás me faltaban los tubos en la cabeza para verme como toda una vieja fodonga dándole de escobazos a un gato.

gatointruso3

Cuando regresé a mi cuarto el gato estaba detrás de un mueble, pues ándele, sus escobazos y sale huyendo por las escaleras y a toda velocidad. Cuando yo bajé ya estaba encima del refrigerador. Le abro la puerta que dá a la calle y listo, un par de escobazos para guiarlo en la dirección correcta y el vago ya estaba afuera.

gatointruso4

Regresé a mi cuarto, que parecía que había sido sacudido por un terremoto y recogí la mayoría del desastre. Hasta tuve que quitar la sobrecama porque tenía manchitas de sangre, que creo eran del otro gato, porque en cuanto las ví me puse a revisar a mi gata por todos lados.

Bueno, luego de esta impredecible situación tenía que irme a dormir de nuevo, pues me levantaría temprano al día siguiente. Lo peor es que la Gorda seguía traumatizada por la invasión, gruñendo de esa forma que nomás los gatos pueden, y yo acostada y ella se me acercaba a la cara, me olía, y yo podía ver los enormes ojos que pone cuando anda a la defensiva, gruñía y yo nomás esperando que se calmara… me dió miedito... xD

Al día siguiente anduve con un dolor de cabeza en la tarde porque ese p*** gato no me dejó dormir, y lo peor es que hasta que arregle el mosquitero que rompió no puedo abrir bien la ventana y me muero de calor.

Argh!

entoncesparaquepreguntas