Ya de hace bastante tiempo que sé que existe deviantART, esa como red social de artistas, dibujantes y en general gente creativa -o que quieren serlo-, en la que como en todos lados te creas una cuenta pero en este caso es para compartir tus obras.

A veces podemos encontrar cosas excelentes, verdaderas obras de arte, y también podemos encontrar cosas sin importancia (como en todos lados y ámbitos), también hay quienes regalan ahí sus iconos para descarga, fotografías de stock, y muchos otros recursos. Ya varias veces en Oh! Gráfico he publicado recursos encontrados en deviantART por la buena calidad que ponen algunos en su trabajo.

¿Y porqué no me había hecho una cuenta antes? (sí, “había” porque ya me hice una). Nunca me había creado una cuenta porque primero, tengo ya mi portafolio, segundo, no lo veo como algo muy serio, de hecho creo que los artistas grandes casi siempre tienen su web o portafolio aparte, o en otras redes como Behance, y deviantART -no es que sea malo- pero lo veo como algo más social con eso de los comentarios.

Pues bien, ya que varios de mis contactos tienen su perfil en esa cosa, y a veces yo elaboro dibujos o ilustraciones que no quiero poner en mi portafolio pero que me gustaría exponer pues me pareció bien crearme una cuenta ahí y aquí está.

Asunto de derechos

Con mi cuenta creada voy yo bien feliz a subir mi primer trabajo, cuando me encuentro con un temible  “USER AGREEMENT” (acuerdo de usuario) larguísimo, el cual, aunque no lo crean me leí todo, aunque como suele suceder en los acuerdos legales con tanto rollo de términos extraños me confundía un poco, pero, en general, parece que cualquier cosa que subas a deviantART, ellos, o sea la empresa, tiene los derechos de reproducirla, publicarla, modificarla y hacer lo que se les antoje con ella, prácticamente les cedes los derechos. Corríjanme si me equivoco.

Y nada más de leer todo eso me espanté, ¡no quiero que nadie tenga más derechos que yo sobre lo que yo misma produzco!, y casi abandono la idea de tener cuenta ahí, indignada cerré la ventana y me puse a hacer otra cosa. Luego de pensar un poco, y comentarlo con algunos amigos, llegué a la conclusión de sí usarla pero solamente para subir fanarts (obras realizadas con personajes ya existentes de películas, series, juegos…) al fin y al cabo de esos ni yo tengo los derechos.

¿Tú tienes cuenta?, ¿cómo vez el acuerdo de usuario?

Cualquiera pensaría que hacer un videoclip para una canción con cámaras web resultaría en un fiasco pero este video prueba que se pueden hacer cosas interesantes con creatividad y coordinación:

Enlace al video.

Las personas que aparecen ahí son fans de Sour (la banda) elegidos de alrededor del mundo y todas y cada una de las escenas fueron grabadas via webcam. Chido ¿no?

Lo vi en Neatorama.