Me invadió este fin de semana un enorme letargo (weba, flojera, pereza) por bloggear. Y recuerdo con nostalgia las veces que actualizaba hasta 3 veces por día.

¿Tendrá algo que ver el frío?, es que pienso yo que cuando hace frío más flojera te da de hacer las cosas. Como cuando tienes que salir de casa temprano y estas en tu cama con un montón de cobijas, agusto, calientito, y de sólo pensar en que te tienes que destapar te dá frío.

Aunque ya pensándolo si salí de casa y todo, nomás ni toqué el blog desde que cambié el header y pues, eso no lo cuento como contenido, sino como cambio visual.

Creo que simplemente me topé con una duda existencial concretamente sobre mi blog.

¿Para qué bloggeo?, ¿porqué?, ¿qué me gano?, ¿me tengo que ganar algo?, ¿no lo hago simplemente por gusto?, ¿y ahora qué posteo?…

Me sentaba frente a mi computadora y nunca ingresaba al panel de control de mi blog, ni siquiera entraba al MSN, es más, en todo el fin de semana no me aparecí como se debe por estos rumbos.

Nada.

Porque sentía que si me aparecía por algun lado algunos amigos/conocidos del internet me reclamarían. ¿Qué?, ¿pensé que me reclamarían?… Sí, eso pensé, como si bloggear fuera una obligación.

De haber entrado a mi panel de control en mi blog, siento que habría publicado algo nomás por publicar. Y odio eso. Si bien antes he publicado tonterías lo he hecho por puro gusto, nunca por compromiso.

¿Porqué publicar en un blog?, ¿Qué pasaría si desde hoy lo dejo de hacer?.

Sería más tiempo para mí que podría invertir en otras actividades, como ir al gimnasio, aprender muchas de las cosas que estan en mi lista.

Y bien, léanme, terminé aquí otra vez. Creo que cuando le agarras el gusto a bloggear no lo puedes dejar.

Me pregunto… ¿seguiré bloggeando cuando me case y tenga hijos?, si es que eso suecede. ¿Seguiré bloggeando cuando tenga un trabajo?. Y cuando me muera ¿este blog simplemente desaparecerá?, o tal vez se lo herede a alguien. Aún no tengo ni idea de que pueda pasar con este blog en un futuro. Pero si se que hoy lo sequiré manteniendo. Heme aquí.

Bloggeo porque me gusta, y no hay razón más poderosa. Es lo mismo que me hace volver.

Aún hay kozmica.com para rato.

Pero cuando no sabes que postear, ni porqué mantienes un blog, cuando te entra el letargo y la duda existencial, no hay nada mejor que dejarlo de lado un rato. Luego de eso, volver más ligero y fresco.

El título de esta entrada es bastante descriptivo. Creo que todos ya saben de lo que voy a hablar, por eso si te aburre el tema pues desde ya puedes ignorarlo y ver a Jim Carrey bailar como cubano.

Para los que se quedaron -o volvieron luego de ver el video- me tomaré mi tiempo para decir porqué me gustan más los blogs de un solo autor que los blogs colectivos.

En realidad creo que los blogs individuales tienen más caracter. No necesariamente me refiero a un blog de tipo personal -como el mío- si no cualquier tipo de blog donde el autor -voluntariamente o no- siempre vierte un poco de su personalidad en cada post. Por su forma de escribir, su estilo con el que nos familiarizamos luego de un tiempo de leer ese blog. Podemos identificar frases preferidas, gustos, disgustos y es lo que vuelve a un blog un poco más social y al autor un poco más humano.

Caso contrario sucede en los blogs colectivos, donde unos 5 o 10 o más bloggers escriben todos de una misma temática, pero que son advertidos de mantener un lenguaje impersonal, no siempre formal sino que no mezclen tantas cosas personales con los posts que escriben.

Claro que hay exepciones para ambos casos, pero suele ser así.

Como única autora de este blog –the one and only– a veces mientras escribo un post de lo que sea me puedo acordar de eso chistoso que me pasó con relación al tema y escribirlo también. Pero en un blog colectivo no puedes tomarte tanta libertad, porque se rige bajo unas pequeñas normas. Y entre tanto autor la escencia, la personalidad, el carácter de cada uno se diluye.

¡Vivan los blogs con caracter!
¡Vivan los blogs de un solo autor!

Ojo, si me ven luego en un blog colectivo borro este post, jaja, no es cierto… pero nunca cambiaré de opinión, me gustan más los de un solo autor.

¿Y a tí?

Muchas veces había yo oido lo de “adaptarse o morir”, que habla más bien de los cambios como seres vivos y que si no te adaptas a la situación y a los cambios del ambiente que te rodea irremediablemente mueres.

¿Y a qué viene esto?

Pues que ahora acabo de actualizar mi versión de wordpress, sí, se que a muchos no les ha de importar pero si vieran que miedote me dió. Es que cuando estaba en Blogger pues no me preocupaba de hosting ni actualizar la versión de la plataforma ni nada, ayá nomás posteas y listo, todo lo demás se hace solo.

Pero no, en wordpress, como es una plataforma que cada quien guarda en su propio servidor pues cuando sale una versión nueva toditos tienen que actualizar por su cuenta.

Y es un rollo… bueno, a los usuarios veteranos  de esta plataforma pues se les hace como cualquier cosa. Asi como “ahi vengo voy a actualizar”, pero no, para mí fue todo un drama.

Primero intenté usar un plugin, que se llama Automatic Upgrade, me lo recomendaron bastante. Funcionó en mi blog de pruebas pero valió queso en este -o sea que no sirvió-, porque antes de que lo usara me tiraba alertas extrañas. Aunque me dijeron que esas alertas no eran la gran cosa preferí no arriesgarme con el plugin y actualizar del modo manual, como los rudos.

Total, que de esa forma tienes que: bajar los archivos de la nueva versión, descomprimirlos en tu PC, desactivar todos los plugins y subir todas las carpetas y archivos d

el wordpress que bajaste por FTP remplazando las que tenías menos la wp-content. A parte de eso ir a la dirección http://tublog.com/wp-admin/upgrade.php y ahí actualizar la base de datos.
Al principio me daba pavor, tan pocos pasos pero tanto blog que perder. Ya me veía ahí yo, subiendo los archivos y viendo como un error fatal me brincaba en la pantalla anunciando que todo el blog había muerto, sí, lo sé, un poco dramática yo.

Pero veo que se terminan de subir los archivos y que se actualizó todo bien.

Se me quitó un peso de encima, uff, las lágrimas de la emoción, toda una ola de sentimientos… Y yo sé que viene una nueva versión mucho mejor y más cambiada pero quería saber instalar una antes de que llegue la 2.7, y si pude.

Bien, pues yo le hecho la culpa a esto de la actualización que es lo que me mantenía distraída, pero ya estuvo, ya estoy en la flamante versión 2.6.3. Mi primera actualización, es algo especial, como mi primer beso o algo así pero sobre blogging.

:P

Hace tiempo, cuando mi blog estaba en blogspot (bonitos tiempos aquellos) ni siquiera me cruzaba por la cabeza la idea de sacar un centavo de algo que yo hago como hobbie.

Ahora pago mi renta, mi gasolina y hasta me pude comprar un ipod con lo que gano de publicidad en mi blog. Hasta parece un sueño… A ver, esperense, creo que… ¡Demonios si es un sueño!.

Pero que bonito sería que fuera realidad ¿no?.

La pregunta es ¿se puede vivir de un blog?. En teoría sí, hay gente que lo hace. Que tiene blogs con miles, no, millones de visitas diarias (bueno, no sé de estadísticas), en fin un montón.

Son blogs actualizados frecuentemente, nunca se atrasan, siempre con novedades, siempre.

Creo yo que en esos casos el autor vive para su blog, por que es su trabajo, de ahí vive. Se levanta a bloggear, almuerza bloggeando, se baña para despues bloggear y antes de dormir bloggea un poco más, todos los días, sin falta. El blog se vuelve su vida.

Pero me atrevo a decir que mucho menos de la mitad de los bloggers pueden depender de lo que les dá su blog de ganancias para vivir.

Cuando recién puse yo los dichosos cuadritos de publicidad algún desvariado dijo por ahí en un comentario que gracias a ustedes que me visitan me había comprado mi wiifit y el ipod, ¡bueno fuera!.

Pero por hoy, este espacio sigue siendo simplemente un hobbie, algo que hago por gusto, por amor al arte (uy si ahora resulta).

¿Alguien de por aquí vive de su blog?

Les digo comentarios vacíos a esos que son más o menos así:

“Hola, buen post kozmica, saludos”

“Me gustó mucho el post. Saludos”

“Que interesante. Pasen por mi web…”

Hay ya varios comentarios así de huecos que he recibido, lo que me molesta es que se nota a leguas -o sea luego luego- que esos comentarios los hace una persona que no lee el post, que no le interesa el blog, que no aporta nada y que no tiene nada que hacer aquí excepto aprovechar el link que se arma en su nombre de usuario cuando comenta y aparecer en los “Top Comentaristas”.

Habrá veces en que alguien me haya dejado un comentario asi, simplemente apoyando el post porque no se le ocurría que decir, pero el colmo es que todos los comentarios de un sólo usuario sean iguales y que además ese usuario comente seguido. Spam, simple y ridículo spam.

Pues se acabó. Que se sobe al que le cayó el pedradón. No necesito comentarios así, vacíos, huecos y que nomás son para estar linkeando a su web, ¡a la fregada!. Desde hoy ese tipo de comentarios de ese tipo de usuarios serán borrados, destruidos, mandados directito al infierno.

Creo que hasta estorban para quienes si comentan con las sinceras ganas de dar una opinión. A ustedes, que comentan bien y bonito, gracias por pasar por aquí y disfruten su estancia. Jiji.